Semana del libro en el cole

En el cole de Pedro suelen pedir colaboración de los padres durante la semana del libro. Nos dan plena libertad para organizar las actividades y los padres (más bien madres, ejem) preparan teatrillos, cuentacuentos y, junto con el AMPA, una feria del libro y hasta talleres de manualidades.

El año pasado hice el teatro de títeres El ladrón de zanahorias con otra mamá, pero este año no tenía mucho tiempo para ensayos, así que he optado por la “vía vaga” de leer un par de cuentos. Gracias a la selección de cuentos del Club Kirico de la que ya he hablado un par de veces, he elegido dos estupendos: El grúfalo y El león que no sabía escribir.

La reacción de los niños, increíble, como siempre, muy atentos a los dibujos y a la lectura. Completamente metidos en las historias. Ahora espero ansiosa los dibujos conmemorativos del evento (¡por cierto, que Pedro -conocido por su odio a colorear- quedó finalista en un concurso de dibujo la semana pasada!).

El león que no sabía escribir

¿Alguno os habéis enamorado a primera vista? El león de este cuento sí, de una leona cultísima a la que le encanta leer. El problema es que nuestro león no sabe escribir y a las damas hay que conquistarlas a la antigua, con cartas manuscritas. Pedir ayuda nunca está de más, lo malo es a quién se la pides.

El grúfalo

Parece que en una conocida franquicia de juguetes se apuntan a lo de vender libros sin ser libreros y también han creado una selección de cuentos en la que aparece esta ingeniosa historia. Como siempre, nosotros os animamos a encargarlo a vuestra librería habitual y a ayudar a los pequeños comercios locales.

El grúfalo es una fábula en verso magnífica, que mantiene el interés de los niños hasta el final. Creo que quedaría también muy bien como teatro para niños, por el tipo de personajes, el diálogo y la duración que tiene.

Y con esto y un bizcocho… ¡feliz semana del libro!