Flotante

Sigo con mi firme propósito de sacar todos los libros recomendados por el Club Kirico de la biblioteca (salvo los que ya teníamos, claro).

Suelo sacar prestados aplicadamente cuatro de ellos cada semana, aunque esta semana han sido solo dos (otros dos los he sacado por arriesgar un poco, que ya está bien ir siempre “a lo seguro”, dónde vamos a llegar). Uno de ellos nos ha dejado alucinados y se nos ha atragantado un poco la manzana del postre. Se trata de FLOTANTE de David Wiesner.

Flotante no tiene texto. Os aviso. Ummm… busco la signatura… etiqueta verde… a ver, a ver. Hala, sin texto. ¿Qué hago? ¿Me lo llevo? Arrugo la nariz. Pensándolo bien, no conozco ningún libro infantil sin texto que no me haya gustado. De hecho, alguno es de los más solicitados en casa. A los niños les encanta que les vayas explicando con tus palabras y mostrándoles los detalles importantes en las ilustraciones. Venga, me lo llevo.

Flotante parece un cómic. Ilustraciones realistas, bien llevadas. Interrogantes a cada momento. Ganas de descubrir pronto lo que sucede. Los niños piden más.

Flotante es misterioso y algo onírico. ¿Qué hay en una vieja cámara subacuática que aparece cual botella en el océano? ¿Qué hay debajo del océano? Espero que tengáis tantas ganas de abrirlo como yo de volverlo a contar.

Besos acuáticos

PD: Si queréis destripar el libro antes de leerlo, aquí podéis hacerlo.