Cocinita casera con materiales reciclados

Julia jugando con la cocinita Me encanta la idea de reciclar, en especial para hacer cosas para los niños.

Hace un tiempo frecuentaba un foro en el que se daban mil ideas para hacer cocinitas para niños y poco a poco fui convenciéndome de hacer la mía.

Es muy sencilla porque tengo pocos materiales de bricolaje (por no decir ninguno, vaya) y no soy demasiado mañosa. Aún así, le están dando mucho uso a la cocinita y el coste ha sido casi cero. Hay verdaderas maravillas por ahí, la nuestra es de lo más básico.

La base es una mesita de noche con cajones que encontró una amiga que sabía de mi idea junto a un contenedor de la basura. Le quité los cajones y lo limpié todo muy bien. Luego fijé con clavos una balda suelta que tenía por casa a modo de encimera y sobre ella atornillé un plato de metal que compré en una tienda de Todo a 100 para que hiciera de fregadero. También atornillé sobre la balda y los laterales otras cosas viejas que había por casa a modo de cestos. Mi amiga, rotulista, me dio restos de vinilos y con ellos hice la vitrocerámica y adorné la parte baja como si fuera un zócalo. También le hice algunos mandos y un reloj con tapones usados y tiradores que compré muy baratos en una ferretería. Por último, cosí una cortinita rosa para la parte de delante que fijé con una goma en los laterales y ¡listo!

Os dejo algunos enlaces para que hagáis la vuestra con lo que vayáis encontrando y tengáis por casa:

Cocinita 1

Cocinita 2

Anuncios

3 pensamientos en “Cocinita casera con materiales reciclados

  1. Felicidades por el blog, Amalia. Desde luego… ¡os sobra talento! 😉
    Pues nada, ánimo, y que vaya todo muy bien. Te leo.

  2. Amalia, qué genial!
    Yo me río a veces de las cosas que prohiben a los niños por razones de seguridad (los sellos europeos homologados y todo eso), lo más sencillo es lo más seguro y lo más educativo además. Aún recuerdo cuando era pequeña y hacía meriendas para mis amigas en el patio de mi abuela, con hojas de parra a modo de pan y barro puro a modo de nocilla. Y sentaba a todas mis primas y vecinas y venga auntar barro en las hojas. ¡No había nada más divertido! mi abuela me guardaba los platos cascadillos y algunos tapones y chapas, cubiertos viejos… y no veas qué bien lo pasábamos.

  3. Mi hermana y yo también éramos de las de las hojas de parra, nos comíamos los rabitos esos que les salen a las parras y chupábamos el polen de los jazmines. La cocinita ha tenido mucho éxito, la verdad, Julia pone una y otra vez las cosas encima, la mueve, la utiliza de tienda, mueve los mandos, le quita el grifo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s